Acupuntura estética facial 310096La acupuntura empleada como tratamiento facial natural induce un proceso de rejuvenecimiento y revitalización progresiva.

Este tratamiento está basado en la medicina tradicional china y su objetivo es la movilización de la energía vital con el fin de nutrir y reparar la funciones celulares regeneradoras.

 Al tratarse de un proceso progresivo la expresión del rostro se suaviza sin deformarse. Es por ello una alternativa no invasiva a la cirugía estética.

La acupuntura no produce secuelas ni inflamación por lo que resulta un tratamiento perfectamente compatible con la actividad diaria.

Estimula y restablece la salud de los órganos internos por lo que sus beneficios colaterales son una disminución de la ansiedad, mejora de la digestión, aumento de la energía.

Existe la posibilidad de combinarlo con radiofrecuencia activadora o masaje facial manual y con rodillo de jade. Asimismo, ofrecemos consejo sobre la complementación alimentaria que actuará como soporte del proceso de regeneración.

La operativa es relativamente sencilla. Se divide el rostro en zonas que nos permiten enfocar más específicamente en las particularidades de cada individuo. En cada una de estas zonas encontramos puntos de acupuntura que se abordan localmente o por medio de puntos distales en otras zonas del cuerpo. Se trata de observar coloración de la piel, tendencias sebáceas, edemas palpebrales, flacidez, etc a fin de corregirlos progresivamente. Secciones faciales 310097

Más allá del efecto natural que producen el paso del tiempo, el envejecimiento de la piel está relacionado con factores endocrinos, con el sueño, la nutrición, las emociones y el funcionamiento del sistema digestivo. La retención intestinal por ejemplo es un gran enemigo de la estética. Todos estos factores son susceptibles de ser tratados con acupuntura por lo que el tratamiento tiene beneficios más allá de los puramente estéticos. Esto le permitirá sostener los resultados externos en el tiempo a la vez que equilibra su organismo y mejora su salud.

El número de sesiones oscila en función de la persona entre 6 y 10 dependiendo de la edad o condiciones particulares del organismo.

Se trata de un tratamiento de efecto progresivo, consistente y saludable.